El mejor aliado para estimular la creatividad de tu hijo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Este material infantil es muy utilizado y además de ser considerado divertido, estimula a su vez la creatividad de los niños. También ayuda a mejorar la capacidad para que un niño logre una excelente concentración y lo mantenga tranquilizado.

Entre otros beneficios, le permite facilitar el proceso denominado como lectoescritura, también parezca extraño, le permite fijar una serie de metas a corto y largo plazo y como elemento final, está uno de los más importantes, los tranquiliza.

Con la plastilina, los niños crean sus propias ideas

Esta divertida actividad es muy satisfactoria para tu hijo, por la simple razón que la plastilina es un material suave y muy fácil de moldear, la variedad de colores, le permite al niño, unir colores y hacer desde pequeñas piezas, hasta crear mundos de plastilina que le permitirán desarrollar su capacidad de imaginar.

Esta actividad por supuesto debe ser supervisada por los padres y adultos, ya que la plastilina no es un material que debería ser consumido por un niño. La plastilina es excelente para los niños que tienden a desgastar rápido sus juguetes, puesto que ellos nunca van a tener miedo de dañar un pedazo de plastilina.

Gracias a esto, les permite manipular con toda la confianza y libertad la plastilina, guiándose libremente por lo que su imaginación le indique. La capacidad de concentración, la fijación de metas, la facilidad en el proceso de lectoescritura, aprender más fácilmente y tranquilizarse, son beneficios que aporta el uso de la plastilina.

El mejor aliado para estimular la creatividad de tu hijo

Si quieres fomentar el uso de plastilina en niños menores a los 3 años, la mejor decisión que puedes tomar, es hacer plastilina casera, esta es mucho más blanda que la comercial, mucho más económica y no deberás preocuparte tanto en que tu hijo se la coma en algún momento en que te distraigas.

¿Cómo se prepara? Muy fácil, solo necesitas harina y agua, amasas un poco hasta que tenga una consistencia buena, que no se pegue en las manos, luego de esto, aplica un poco de colorante comestible y unas gotas de aceite para que le dé mejor consistencia.

Luego de estos pasos ya estará lista la plastilina casera, esta será una excelente herramienta casera para que tu hijo la conozca, la manipule y por supuesto, se divierta como nunca, creando así nuevos mundos y experiencias que ayudarán en el desarrollo óptimo de tu pequeño bebé.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *